Ya es un hecho, Harold Carrillo volverá a Colombia

Este 25 de noviembre está prevista la repatriación del colombiano detenido en china, quien padece un cáncer terminal

Bogotá D. C,  Noviembre  24 de 2015 ( prensa senadora Teresita García ) La Cancillería y el Ministerio de Justicia de Colombia respondieron al derecho de petición  instaurado por la senadora Teresita García, quien solicitó información sobre el proceso de repatriación del señor Harold Carrillo, las conversaciones que se adelantan con las autoridades chinas y el estado de los demás colombianos detenidos en ese país.

En cuanto al proceso de los demás colombianos detenidos en el gigante asiático, la senadora Teresita García conoció que ambos países sostendrán un encuentro en donde se abordará el tema de cooperación judicial y es por ello que Colombia está gestionando una propuesta de acuerdo de traslado de los condenados que atraviesan situaciones delicadas de salud, para someterla a consideración de China, con el ánimo de concertar  un compromiso  a la mayor brevedad.

La legisladora, quien ha abanderado el tema desde el Congreso de la República,  agradece la gestión que se ha adelantado desde el Gobierno colombiano , pues supone grandes avances.   “Luego de los encuentros entre los jefes de estas carteras y las autoridades chinas se logró la variación de la pena impuesta al señor Harold Carrillo sobre quien  pesaba una condena a prisión perpetua y cuya conmutación fue aceptada por las autoridades judiciales de ese país a 19 años y 3 meses”.

Tan pronto Carrillo pise suelo colombiano “quedará a disposición de un juez de ejecución de penas y medidas de seguridad , quien en adelante tendrá a cargo la vigilancia y ejecución de su pena  y quien dispondrá el establecimiento penitenciario en que considere deberá cumplirse la condena”.

Harold Carrillo, condenado inicialmente a pena de muerte, fue luego condenado a pagar cadena perpetua y en 2013 se le diagnosticó un cáncer terminal. Las autoridades colombianas solicitaron la repatriación por razones humanitarias y aunque en inicio fue aprobada, posteriormente una serie de inconvenientes frenaron el proceso y  tras varias reuniones de alto nivel entre funcionarios colombianos y chinos se logró conmutar la pena, para hacer posible su regreso al país.