Violencia de genero. Reivindicación de los derechos de las victimas, compromiso de todos

Con motivo del debate citado para el día 8 de agosto en la Plenaria de Senado sobre violencia contra la mujer, la Senadora Teresita García expone su postura al respecto, reconociendo esta lamentable situación en nuestro país como una pandemia en la que todos como sociedad tenemos responsabilidad

La recurrencia de comportamientos generadores de violencia de género en nuestra sociedad, lastimosamente han hecho que estos se rutinicen y que en la mayoría de sus expresiones parezcan socialmente justificados, situación que dificulta, en primer lugar, que las mujeres víctimas de estos alcen sus voces para denunciar, y en segundo lugar que las acciones legales de sensibilización y reivindicación desde la institucionalidad tengan una real incidencia en la lucha contra este flagelo.

Realidad probada por las escandalosas estadísticas, que aun cuando no son el fiel reflejo de la violencia contra las mujeres debido a que por diversas razones no todas aquellas que son víctimas se atreven a denunciar, resultan preocupantes en nuestro país. Teniendo en cuenta que desde el 2014 a pesar de la intervención del Estado con leyes como la 1761 de 2015 sobre feminicidio y 1773 de 2016 relacionada con las lesiones causadas con agentes químicos, ácido y/o sustancias similares; y de las acciones emprendidas por Organismos Internacionales con campañas de sensibilización, las cifras de homicidios, violencia intrafamiliar, violencia interpersonal y violencia sexual han tenido un considerable aumento según datos proporcionados en el boletín comparativo realizado por Medicina Legal.

Aumento del que no ha escapado nuestro departamento Sucre, en donde según Medicina Legal, los casos de violencia intrafamiliar sufridos por mujeres reportan un incremento del 11% basándose estrictamente en los casos que son denunciados, que para el 2016 fue de 745 frente a 672 registrados en 2014. No obstante el sub-registro sigue latente pues las mujeres sienten temor o vergüenza de denunciar estos hechos, decisión que en ocasiones resultan en homicidios que pudieron haber sido evitados, pues desde el 2013 según información de la Policía Nacional la cifra de feminicidios se mantiene constante (en 13 casos anuales), siendo el 50% de ellos consecuencia de la violencia intrafamiliar.

Es por esto que resulta trascendente evidenciar que para que las acciones emprendidas desde el Gobierno tengan un impacto contundente en estas lamentables estadísticas, se requiere de la contribución de todos como sociedad, para que denunciemos y rechacemos cualquier hecho de violencia en contra de las mujeres, para que exijamos la protección y reivindicación de los derechos de las víctimas por parte del Estado y las autoridades competentes.