A 60 años del voto de las mujeres colombianas seguimos sumando votos por la igualdad

    Seguiremos trabajando para que además de las acciones específicas en el ámbito político, se emprendan medidas para cerrar brechas de género y garantizar el empoderamiento de las mujeres para poder así construir una democracia paritaria y la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres.

Un día como hoy hace 60 años, las mujeres ejercieron por primera vez el derecho pleno a su ciudadanía a través del voto durante el llamado plebiscito de 1957, abriéndonos un camino hacia la participación y la igualdad que no ha sido fácil de recorrer por todas aquellas que nos han antecedido en esta lucha, pero que a pesar de la lentitud, nos han permitido recorrerlo a paso firme y contundente.

La participación femenina por primera vez en una elección se dio gracias al esfuerzo y compromiso político del 27 de agosto de 1954, donde se reformó la Constitución de Colombia para otorgarle a la mujer el derecho al voto, a ser elegidas y a ocupar cargos públicos. Desde aquella trascendental fecha que hoy conmemoramos, vemos con satisfacción que estamos cada vez más cerca de alcanzar la meta de inclusión 50-50 acordada en la Agenda Global 2030 a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, no sin reconocer que se requiere acelerar el ritmo para que esta meta no nos tome otras 6 décadas más.

Muestra de esto son los resultados que nos dejan estos 60 años de esfuerzos conjuntos, donde a la fecha se ha logrado que la mujer tenga una participación política de un 33%, con un total de 41.080 mujeres inscritas en las más recientes elecciones de autoridades locales en 2015.  Al ver estas cifras de la Registraduría cualquiera diría que estamos cerca, pero reducir esa brecha no es una tarea fácil si no contamos con el apoyo de todos, hombres y mujeres, en diferentes estamentos, instituciones, organizaciones y colectivos, que se comprometan con la causa y promuevan este anhelo por una Colombia más incluyente.

De igual manera, en fechas como estas resulta pertinente hacer un llamado al Estado y la sociedad en su conjunto para que este compromiso se extienda a otros ámbitos donde los derechos de la mujer colombiana se ven constantemente vulnerados a fin de lograr las garantías de su seguridad, la erradicación de cualquier tipo de violencia en su contra, y que además de las acciones específicas en el ámbito político, se emprendan medidas para cerrar brechas de género y garantizar el empoderamiento de las mujeres para poder así construir una democracia paritaria y la igualdad sustantiva entre hombres y mujeres.