La Mojana. A la espera de resultados de la lucha global contra el cambio climático

Mucho se habla hoy en día sobre cambio climático y los compromisos de los estados con la mitigación de sus efectos que llevan años haciéndose sentir alrededor del mundo a través de fenómenos de clima extremos

Tal como el que se vivió en nuestro país durante el periodo comprendido entre octubre de 2010 a mayo 2011 debido a la ola invernal que, según el informe de valoración de daños y pérdidas de la CEPAL, dejó tras su paso un total de 2.350.207 personas damnificados, 869.032 afectadas y a un país entero desconcertado y vulnerable ante los desastres ocasionados por la variabilidad climática.

Intensas lluvias que afectaron con inundaciones, avalanchas y remociones en masa a varias zonas del país, fueron particularmente más cruentas en la región de la Mojana en donde las terribles cifras de damnificados demandaron una especial atención por parte del Gobierno nacional, que en su momento a través de una inversión de más de $840.330 millones asumió la urgente responsabilidad de trabajar en la adaptación de su territorio, previendo futuras catástrofes naturales y atendiendo a los compromisos adquiridos por el país de acuerdo con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Lastimosamente a pesar de las buenas intenciones, la inversión se ha evaporado durante el proceso de recuperación del pueblo de La Mojana en construcción de viviendas, colegios, vías terciarias, e incluso se han asignado miles de millones en estudios de pronóstico climático, pero hoy, después de 6 años de la tragedia, los habitantes de la costa caribe siguen estando a merced de los efectos del cambio climático, pues nada tangible se ha hecho a fin de reducir su exposición y vulnerabilidad ante las amenazas ambientales en la zona, que no se han hecho esperar y ya han venido dejando nuevos daños como consecuencia de las recientes inundaciones que han tenido lugar en la zona.

En medio de este preocupante panorama, es de reconocer los grandes pasos que desde el gobierno central se están dando para contribuir en este esfuerzo global por enfrentar el cambio climático, muestra de ello es el proyecto de ley que acaba de radicar el Ministerio de Ambiente y que tiene por objeto establecer las directrices para la gestión y la adaptación del territorio al cambio climático, donde esperamos se fortalezcan las instituciones para que se orienten mejor los esfuerzos y se promuevan las medidas indicadas que preparen realmente a la población de estas zonas vulnerables para enfrentarse a la realidad de una  inminente emergencia invernal.