Dando pasos firmes para avanzar en la lucha por la equidad de género

Gracias a estas redes de apoyo, en el que el Congreso, las organizaciones defensoras de derechos de la mujer rural, víctimas del conflicto armado, mujeres líderes, empresarias, entre otras; facilita y optimiza los esfuerzos para avanzar más rápido en esta tarea por alcanzar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres colombianas

Como miembros del congreso de un país que ha ratificado todos los tratados internacionales vigentes sobre derechos humanos de las mujeres e igualdad de género, debemos ser garantes de la lucha en materia legislativa en asuntos relacionados con la mujer y la equidad de género.

Pero en un país como Colombia, en donde tres generaciones enteras han nacido y crecido en un ambiente de violencia, es bien sabido que la mujer es quien ha llevado la peor parte, situación que sumada a lo reciente de lucha empoderamiento que viene dando la mujer colombiana, donde tan solo hace dos décadas se empezó a legitimar a través de espacios de participación que les permitía defender sus derechos, nos pone en un escenario adverso más promisorio si concertamos esfuerzos en esta importante tarea.

Así las cosas, y gracias al compromiso conjunto entre organizaciones de mujeres y de un grupo de congresistas comprometidos con la causa de la equidad de género, podemos decir que Colombia ha avanzado considerablemente y ha logrado ponerse al día aun con lo reciente de esta lucha. Aun así se reconocen los vacíos que existen en esta materia y trabajamos constantemente y de la mano con las organizaciones, por que estos sean subsanados.

Esta experiencia de trabajo mancomunado nos permite hoy mostrar que gracias a estas redes de apoyo, en el que el Congreso, las organizaciones defensoras de derechos de la mujer rural, víctimas del conflicto armado, mujeres líderes, empresarias, entre otras; facilita y optimiza los esfuerzos para avanzar más rápido en esta tarea por alcanzar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres colombianas.

Estos avances son el resultado de un proceso de más de 17 años que empezó a surtir frutos con la creación de la bancada de la mujer del Congreso de la República, la cual se transformó en Comisión Legal para la Mujer en una dinámica de fortalecimiento, logrando a través de una estructura legal aunar esfuerzos en el que sin distingo de ideologías políticas, la búsqueda de la equidad de género fuera un objetivo común por el cual trabajar.

Entre estas grandes iniciativas vale la pena destacar también las leyes que han validado principios de paridad y alternancia que le han permitido a la mujer ganar espacios de representatividad al garantizar la participación política en diversos ámbitos, lo cual ha ido dando sus frutos en la disminución de la brecha de género y nos permite hoy en día decir que contamos con una participación en gobierno del 37.5% y en congreso del 21.2%, cifras que muestran un avance pero que de paso nos llena de motivos para seguir luchando por una mayor participación política de las mujeres.

Este es entonces, el panorama que observamos en nuestro país en la lucha por la equidad de género, con avances nada despreciables pero también con grandes retos que como congresistas debemos asumir manteniéndonos aferrados al compromiso con la igualdad económica, política y social entre hombres y mujeres y por la erradicación de cualquier tipo de violencia en contra de las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *