Política antidroga un fracaso que debe exigir responsabilidad de países consumidores

Por: Teresita García Romero
Considero acertada la decisión del Gobierno Nacional de exponer ante la comunidad internacional el fracaso de la política anti drogas, pues Colombia ha puesto una cuota muy significativa de muertos, y más de media década en una lucha infructuosa contra este flagelo.

Hoy volvemos y quedamos en el ranking de los mayores productores, un calificativo que nos parece injusto, pues la lucha que ha dado nuestro país no es de poca monta, y aparte hemos tenido que cargar con el lastre de la mala reputación y la estigmatización mundial.

El mundo entero debe conocer que aquí en Colombia se lucha a diario contra las banda criminales, contra el micro tráfico, que nuestras fuerzas militares se han especializado en la incautación de drogas y en desmantelar todas esas estructuras criminales, como si fuera poco este problema ha dejado una herencia contagiosa llamada “narco cultura” que arraigó en la sociedad la idea de conseguir fácil el dinero y que se ha convertido en un problema social para muchas regiones de nuestro país.

En la actualidad tenemos 14 mil presos colombianos en el exterior y 200 condenados a pena de muerte en Asia y los países árabes por los delitos de tráfico de estupefacientes, que aunque muchos de ellos son conscientes de que cometieron un delito no es justo que les aplique la pena capital, cuando aquí los responsables son tanto los países consumidores y como los productores, por eso aplaudo la actitud de Gobierno Nacional de exigir corresponsabilidad y responsabilidad y que se revise otro lado del problema.

Como senadora he solicitado en reiteradas ocasiones que el Gobierno Nacional suscriba un acuerdo de repatriación de detenidos con la República de China, ya que en ese país se condena a pena de muerte por transportar más de 50 gramos de cualquier droga, y las condiciones humanitarias en las que viven nuestros colombianos son de total aislamiento. Espero que esta solicitud del Gobierno ante la comunidad internacional sea una motivación para países de Asia y países Árabes con el fin de revisar estas condenas.

Prensa 3173636151